jueves, 3 de abril de 2014

Reseña: Trono de Cristal - Sarah J. Maas

Trono de cristal, Sarah J. Maas - Alfaguara

Tras un año de trabajos forzados en las minas de sal, la joven asesina Celaena Sardothien ha sido convocada por el príncipe del Reino de Endovier. Celaena no ha acudido con la intención de acabar con la vida del príncipe, sino con el deseo de conquistar su libertad. Si vence a veintitrés asesinos, ladrones y guerreros en una competición a vida o muerte, será liberada de prisión para ejercer como campeona real. El príncipe la aconsejará. El capitán de la guardia la protegerá. Pero algo maligno se esconde en el palacio de cristal, y está allí para matar. Mientras sus competidores van muriendo uno a uno, la lucha de Celaena por conquistar su libertad se convierte en una lucha por sobrevivir y en una incesante búsqueda del origen del mal antes de que destruya el mundo.

MI OPINIÓN:

Bueno hoy vengo a comentar sobre un libro que ya es bastante conocido y que leí hace un tiempo.
Cuando  me encontré con Trono de Cristal en la librería fue como amor a primera vista, lo vi y pensé "Tengo que tenerlo", así que en cuanto tuve la oportunidad de hacerme con el, lo compré, algo de lo que no me voy a arrepentir nunca.
Mi primer impresión de este libro fue "esto es Los Juegos del Hambre versión épica" pero no!! Señores y Señoras, la verdad es que el libro no tiene ningún parecido con la popular distopía, déjenme que les ilustre...
La historia transcurre en un mundo completamente sacado de la imaginación de la autora, llamado Erilea, Celaena, la asesina, está trabajando en las minas de sal, en la ciudad de Endovier, parte del reino de Adarlan.
Celaena estaba condenada a pasar el resto de sus días en las minas, pero un día, todo cambia cuando Dorian, príncipe heredero de Adarlan le ofrece una propuesta a la asesina, Dorian patrocianará a Celaena en una competencia de ladrones, asesinos, etc, para ver quién será el Campeón del Rey, a cambio, si ella gana la competencia y trabaja como Campeona del Rey deurante 4 años, se le será otorgada su libertad.
Celaena acepta, convencida de que, la competencia será realmente fácil, considerando que ella no es solo una asesina, sino que es LA asesina, pero todo se complica cuando se dan cuenta que hay algo más grande, más oscuro, acechando el castillo.
Interesante ¿no?, bueno se pone mejor y mejor a medida que lo vas leyendo, no voy a decir nada más de la trama porque no quiero espoilear a nadie y que después vengan con hachas por mi cabeza, jajaj, pero si voy hablarles sobre los personajes, las descripciones, etc.
Celaena, la protagonista, está en mi Top 10 de Protagonistas Favoritas del Mundo Mundial, es divertida, sarcástica, inteligente, linda (y lo sabe), un pelín vanidosa y toda letal. Está dispuesta a todo para conseguir lo que quiere: su libertad. Sin embargo, tiene un alma y es realmente mucho más humana y bondadosa de lo que la gente cree, sin embargo jamás pierde de vista sus objetivos.
Dorian, mmmm, Dorian, el Príncipe Heredero, no es el típico príncipe consentido que conocemos, es amable y divertido, PURO sarcasmo (las conversaciones entre Celaena y Dorian son, definitivamente, una de las cosas que más me gustó del libro), sin embargo está en constante contradicción entre sus ideales y los de su padre (personaje que insultaré después).
El otro personaje masculino príncipal es Chaol, quien sería, digamos, el tercero en discordia (si, otro libro con triángulo amoroso, pero uno bastante bueno e impredecible), Chaol es el capitán de la guardia y el encargado de poer en forma a Celaena, nos encontramos con dos facetas de Chaol a lo largo del libro: Primero es duro y bastante desagradable con Celaena, viendola nada más que como una asesina, apenas una persona. Pero después, a medida que avanza el libro, los muros entre los dos se van derritiendo y conocemos la otra faceta de Chaol, agradable aunque un poco hosco, bromeando con Celaena, también vemos el sentido de la responsabilidad y el deber que tiene, y lo vlaiente que es.
A pesar de todo, me quedo con Dorian, es un personaje que simplemente me encanta.
Como personajes secuandarios no hay demasiados, y algunos se conocen entrada la historia, voy a hablar por último del odiado (al menos por mi) Rey.
El Rey de Adarlan es poderoso y no va a detenerse hasta conquistar toda Erilea, necesita un Campeón para que haga los trabajos sucios por él. No tiene aprecio o cariño alguno por nadie, ni siquiera su propio hijo, para el rey todo se trata de la dominación de los otros reinos, llegará tan lejos como sea necesario, sin importarle quienes tengan que morir en el camino.
Ahora, uno de los elementos más necesarios del fantasy es las descripciones, y acá es donde creo que Maas se quedó un poco floja, teniendo las minas, el palacio de cristal, los jardines reales, es una pena que no aproveche todo esto para que podamos imaginarnos los escenarios.
El libro está narrado en tercera persona desde el punto de vista de Celaena y, ocasionalmente, Dorian y Chaol.
No hay momento para aburrirse, ya que entre la competencia, el pequeño romance y el gran, gran misterio, no hay ninguna hoja de más, a pesar de que el libro es un poco largo, se lee rapidísimo. 
Por último, el final: fue MUY MUY abierto, en serio yo estaba como " ¿¡Y LAS PÁGINAS QUE FALTAN!? " porque te debelan ciertas cosas que solo dan lugar a más dudas y preguntas, y esa fea sensación de no poder confiar en nadie. 
En conclusión: Trono de Cristal es un muy buen libro, con muy buenos personajes que están bien caracterizados, algo flojo con las descripciones y lleno hasta el tope de misterios. Un libro que cualquier fanático del fantasy debe leer y, que te daja con ganas de más.